Manual de buenas prácticas para la Prevención de Riesgos Laborales en Instalaciones Deportivas

(12 votos)
Indice del artículo
Manual de buenas prácticas para la Prevención de Riesgos Laborales en Instalaciones Deportivas
Legislación y modelos
Metodología
Referencias
Anexo: Riesgos derivados de los puestos de trabajo
Todas las páginas

1 INTRODUCCIÓN.

En los últimos años, se ha producido una gran evolución en las instalaciones deportivas, no sólo en cuanto al número se refiere, sino en la concepción de las mismas. Debido al cambio de hábitos deportivos de los españoles, ha aumentado la diversidad de usuarios así como el número de actividades que se practican en las instalaciones, las cuales se han visto obligadas a evolucionar rápidamente para dar respuesta a la demanda de los usuarios. Esto ha producido que en muchas ocasiones la atención en cuanto a seguridad se refiere, se haya centrado en los usuarios y visitantes de las instalaciones dejando en un segundo plano la seguridad de los profesionales de la instalación.
Los daños humanos, los accidentes y las enfermedades derivadas del trabajo imponen unos elevados costes a los trabajadores, a las empresas y a la sociedad en su conjunto.
Estudios realizados en algunos países de Europa indican que el coste anual de los accidentes de trabajo y enfermedades derivadas del trabajo, se sitúan aproximadamente entre el 5 y el 10 % de los beneficios brutos de todas las empresas de un país. Por lo tanto, además de razones éticas y legales, existen importantes razones económicas para reducir los daños derivados del trabajo.
Una buena actuación en prevención de riesgos laborales implica evitar o minimizar las causas de los accidentes y de las enfermedades derivadas del trabajo. Las organizaciones deben dar la misma importancia en lograr un alto nivel en la gestión de la prevención de riesgos laborales que la otorgada a otros aspectos fundamentales de la actividad empresarial.
Para ello, es preciso adoptar un criterio estructurado para la identificación, evaluación y control de los riesgos laborales.
Será necesario detectar, evaluar y actuar sobre todos los riesgos laborales existentes, tanto aquellos que puedan provocar un accidente de trabajo y/o una enfermedad profesional, como las situaciones causantes de fatiga mental, insatisfacción laboral, etc. y, en general, cualquier posible daño para la salud de los trabajadores.